Fabulosa Radio

Fabulosa Radio Radios de Venezuela, escuchar en vivo online, La calidad y la emisión continua.

El Sr. Thorton wills, del rancho principal. No le conozco, ni nunca he tenido nada que ver con él. Ahora sí, agente de la ley. Y dese prisa, no le gusta esperar. Aquí tienes tu regalo. Espera un momento, quiero contarte lo que pasó. No me gusta que me llamen asesino, escúchame, no te culpo por sentirte así, pero tienes que oír mi versión, y voy a contártela aunque tenga que atarte. Bill es mi mejor amigo, no quiero que le pase nada. Tú eres su chica y vas a casarte con él, verdad? Por eso he venido en persona para contarte exactamente lo que pasó. No quiero que vayas por ahí con una idea equivocada. Crees que es fácil haber matado a un hombre y decírselo a su familia? Por favor, déjame en paz. Estoy cansada y triste. Me voy a casa. Te acompañaré hasta la puerta. No quiero que me vean contigo. He dicho que te acompaño. Vas a ir por las buenas o te llevaré agarrada por el brazo. Siempre salgo por la puerta trasera. No. Cruzaremos juntos el salón. Quiero que todos nos vean. La paliza que me has dado antes ha levantado demasiadas sospechas. Como si me hubieras acusado de algo. Ahora Radio vamos. Fui a casa de tu primo para preguntarle por un ternero robado. No pensé que estuviera involucrado, sólo quería interrogarle. Carlos perdió los estribos, desenfundó su arma Y tuve que defenderme. Sr. Smeed, he oído que es un pistolero experto. No tenía por qué haberle matado, verdad? No pude hacer otra cosa, su segundo disparo me derribó y acabé disparándole desde el suelo. Lamento que ocurriera. Ojalá no hubiera pasado. Sólo quería que supieras lo que ocurrió. Oh, Bill, es terrible Radio pobre Carlos. Ahora no tengo a nadie. No te olvidas de alguien? De Bill Gentry, que te ama. Yo también te quiero, cariño. Es sólo que Radio ahora no tengo familia. Tendremos la nuestra, cariño. Podremos casarnos pronto? Pronto. En una semana, dos días, cuándo? Quieres dejarlo? Nunca sería demasiado pronto para mí. Sabes cuál es mi situación y que podría ser elegido sheriff del territorio norte. Ocurrirá antes o después. Forrester escribió al senador. Espero que eso pueda ocurrir mañana. Cuando nos casemos tendré mejor paga y en un nuevo pueblo con nuevos amigos. Qué te pasa? Frank vino a la cantina para contarme qué ocurrió. Debería odiarle. No me importa lo que diga, le odio. Escúchame bien, cielo. Frank hizo lo que cualquier otro hombre en su lugar: Defenderse. Y sabes lo orgulloso y exaltado que era Carlos. Todo el mundo lo sabía. En lugar de sesos tenía jalapeños. Intenta no estar triste. Eso es malo para ti, y no para él. Créeme, conozco a Frank. Hemos pasado mucho juntos. Si hay alguien en quien puedo confiar es en él. Frank demostró mucho valor al ir a hablar contigo. Demuestra el carácter que tiene. Supongo que tienes razón, pero no puedo evitar sentirme como me siento. Debiste darle las gracias. De verdad lo crees? Fue muy amable y me pidió perdón. Oh, Bill, se lo dirás? Le dirás que lo siento? Pronto. Pronto. Buenas noches. Buenas noches. Es tarde. Hay gente durmiendo. Queremos hacerte algunas preguntas. Contesta y no hagas ruido, presta atención. A qué se dedicaba tu primo Carlos Alvarado? Viste al ayudante Smeed en su casa alguna vez? Los has visto juntos alguna vez? Eran amigos o enemigos? Dinos la verdad sin gritos ni escándalos y te dejaremos ir. Alto! Soltad las armas, muy despacio. Tú también. Ponte al lado de tu compañero. De cara a la pared. Las manos contra la pared. Te han hecho daño? Si te lo han hecho, les mataré aquí mismo. No, estoy bien. Te han puesto la mano encima? No. Bien, iréis al juzgado. Pensároslo bien antes de intentar huir. Me encantan los blancos móviles. No hay razón para sacar las cosas de quicio. Estábamos en su cuarto para hablar con ella. En la oscuridad? Muy bien. Vamos. Queremos saber los cargos. Elige uno: Allanamiento de morada, agresión, sospechosos de robo, resistencia a la autoridad Radio vamos. Baja y quédate con la Srta. Thrill. Caballero, es ese el Sr. Thorton W. Wills? Claro, no podría ser otro. Buenas tardes, Sr. Wills. Hola. Eres el ayudante, verdad? Me han dicho que quería verme. Gracias por venir. Sírvete comida y échate un trago. No, gracias. Muchachos, toquemos otra! Espera un momento, ésta me toca a mí. Ve a echar un trago y refréscate. Está bien. Gracias. A vuestros sitios. Tocamos el viejo baile de la granja? Listos? Colocaos y preparaos para el próximo baile. Empecemos. Primero presentamos nuestros respetos a la derecha, y luego a la izquierda. Hacemos un giro. Echo algo en falta. Vamos a empezar a bailar. Vamos a empezar el paseíto. Demos un paseo con la pareja. Unos . dólares en oro. ó mil dólares suponen para mí tanto como un ternero muerto. Muy bien, muchachas, coged a vuestros novios del codo. Deprisa, vaqueros. Ofreced vuestros codos a las chicas y girad. Todas las navidades regalo hasta mil dólares. Seguid girando. El pie derecho arriba y el pie izquierdo abajo. Pero lo que es mío es mío. Nadie se lleva nada sin pagarme un tributo. Bailad al son de la música! Échale el lazo y no la dejés escapar! Cántale a tu amor sin parar! Quiere presentar una denuncia? Sólo contra usted. No en el juzgado. Ahí llega el viejo carruaje. La rueda trasera está rota y la ballesta también. Reúnete con tu novia y salúdala. Si no le gustan los bollos, dale pan. No le sigo, Sr. Wills. Bien, eso es! Sólo te digo esto: Alvarado tenía un dinero que me pertenecía. Por la mañana me envió un mensaje para que fuera a recogerlo. Por la tarde estaba muerto y tú le mataste. Cuando mis hombres llegaron allí, el dinero ya no estaba. Eres el único que había estado allí. Empieza la vuelta! Sabes dónde tienes que llevarla! A un bonito lugar! Ya está! El tiroteo con Alvarado no me importa. No me preocupa que ya no esté entre los vivos. Ni siquiera me importa quién tiene el dinero, siempre que me lo devuelvan. No me gusta que insinúe que yo he tenido algo que ver. Sólo los caballeros nobles deberían llevar armas. Esa ley llegará muy pronto y estoy de acuerdo. La ley debería proteger la propiedad de un hombre de los matones. Relájate, Pancho es mi perro guardián. Es muy desconfiado. No te estoy acusando de nada. Si te sientes culpable de algo, es problema tuyo.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *