Sabrosa 90.1

Sabrosa 90.1, Sabrosa 90.1 Radios de Venezuela, escuchar Sabrosa 90.1 en vivo online…

Añadir a su sitio.

No se acostumbren. No volveré a escapar de Shuriki, Elena. No estamos escapando, abuela. Ya verás. Me quedaré a ayudar a Elena. ¿Qué? Si lo hubiera sabido, ¡me habría subido a otro pajarito! Deberíamos ayudar también, Rollie. Eso intento. Los niños deben regresar al barco, donde están seguros. Estaremos bien, papá. No estaremos solos. Todos vendrán. ¿A qué te refieres con “todos”? De prisa, ¡vamos al castillo! ¡Viva Avalor! ¡Al castillo! Es hora de recuperar nuestro Reino. ¡Avalor! Shuriki, me siento sólo aquí arriba. ¡Tú de nuevo! ¡Vadísima! ¡Demasiado lento! ¡Vadísima! Volviste a fallar. Tendrás que apuntar mejor si quieres darme. Lo haré, peste. ¡Vadísima! ¡Buen tiro, Shuriki! Ha sido muy divertido distraerte, pero me voy. ¿Distraerme? ¿De qué habla, Esteban? ¿Qué Radio Es ese sonido? Ahí vienen, Su Majestad. ¿Quién viene? ¡Todo Avalor! ¿Están Radio Cantando? Y así marcharemos al palacio una vez más Para recuperar la libertad de toda Avalor Pasamos toda la vida esperando este día Y nada No, nada Se interpondrá en nuestro camino Este es nuestro momento Juntos no fallaremos Nuestro momento Esta vez sabemos que ganaremos Nuestro momento De honrar a nuestros familiares y amigos Nuestro momento Este es nuestro momento Este es nuestro momento Momento Una vez más ¡Alto! ¡Deténganse allí! Me ocuparé de ellos. ¡Agárrate, Miranda! ¡Cuidado! Cerraron la reja. Tendremos que derribarla. O podemos sobrevolarla y abrirla del otro lado. Eso también funcionará. ¡Avalor! ¡Avalor! ¡Manténganse juntos! ¡Manténganse fuertes! ¡Manténganse firmes, hombres! ¡Alto, en el nombre de la Reina! ¡Deténganlos! ¡Son demasiados! ¡Retírense! ¡Corran! Creo que iré aquí ahora. Cobardes. ¡Basta! ¡Oscuras! Salgan de mi palacio de una vez por todas. No es tu palacio, Shuriki, sino nuestro. Y no podrás detenernos a todos. No es necesario. Sólo necesito detenerte a ti. ¡Esteban! ¿Qué haces? Elena, ¡atrápala! No puedes usar la varita mágica conmigo, chica. Quizá, pero veamos qué tan poderosa eres sin ella. ¡No! Shuriki, se terminó tu reinado. ¡No! ¡No! Ya no está más, Elena. Hemos ganado. Después de todos estos años Radio Saluden todos a la legitima heredera de Avalor, ¡la Princesa Elena! Espera. ¿Estoy a cargo del Reino ahora? Eres la hija mayor, la corona te toca a ti. ¿Si? Serás una gran gobernanta, Elena. Y tu abuelo y yo te ayudaremos, así que no tienes de qué preocuparte. Ahora bien, ve a hablar con tu pueblo. Bien. Hablaré con mi pueblo. ¡Bien! Hola. ¿Cómo están? Hola. Gracias por todo. Elena, creo que esto es tuyo. Sofía, quiero que lo conserves por todo lo que has hecho por Avalor. Además, ya he visto ese amuleto por el resto de mi vida. Gracias, Elena. Gracias, primo. Por un momento, no supe de qué lado estabas. Siempre estuve del nuestro. No podía dejar que Shuriki hallara un modo de destruir esa pintura. Nuestra familia estaba ahí adentro. Por eso fingí seguirla, para mantenerlos a salvo. Espero que entiendas, Elena. ¡Elena! ¡Isa! ¡Avalor! ¡Avalor! ¡Avalor! Cuando necesites ir a algún lado, Princesa, soy tu yácuin. Que suenen todas las campanas de Avalor. ¡Somos libres! ¿Qué tal estuvo eso? ¡Genial! “Y en todo el reino, el pueblo de Avalor vitoreó, ya que su Princesa perdida por fin había regresado a casa. Así comenzó el reinado de la Princesa Elena, y con él, una nueva era de alegría y prosperidad para toda Avalor”. ¡Maravilloso! Yo diría que ese es un final muy feliz. Lo es, pero no creo que su historia haya terminado aún. Por supuesto que no. Pero lo que pasa luego es una historia para otro libro. Gracias por todo lo que has hecho, Sofía. Y esto es por el viaje por delante. Lo cual me trae a esto. Necesito saber qué hacer con las partes de su varita mágica. Podrías arrojarlas por el acantilado. No, estaba pensando en algo un poco más seguro. Lo sé. Podrías Radio No, eso es demasiado obvio. ¡Lo sé! Podemos esconderlas en la cámara del tesoro y no decirle a nadie dónde las pusimos. ¡Sí! Será el mejor secreto guardado en Avalor. Gracias, Naomi. ¿Para qué son los amigos y el Consejo Real? Bien. ¿Volvemos? ¿Seguro que no necesitas descansar más? Tienes



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *