Nuestra Radio

Radio On line Nuestra Radio Emisoras De Venezuela, Escuchar En Vivo online, La calidad y La Emisión Continua.

Añadir a su sitio.

Y el día en que lo que quieras empiece a importar aquí será el día en que salgas a trabajar y ganes dinero para cenas a las que me pueda negar. ¿Quieres ir a trabajar mañana? Porque puedo encargarme de eso. Sólo tienes que decírmelo, y yo levantaré el teléfono y le diré al Sr. Karger que espere a Nicholas mañana. ¿Quieres que lo haga? No, señora. Bueno, supongo que no escucharé una palabra más de ti. Oficina del Sr. Egan. ¿Puede esperar, por favor? Oficina del Sr. Egan. ¿Tío Mitch? ¿Cómo dice? ¿Está el tío Mitch? El Sr. Egan ahora está reunido. ¿Quiere que le deje un mensaje? Está en una reunión, señora. ¿Quiere que le deje un mensaje? ¿Puedo esperar hasta que termine la reunión? No creo que quiera esperar. Puede demorar un rato. ¿Con quién estoy hablando? ¿Me puede llamar? Si me deja su número, con gusto le dejaré un mensaje. ¿Cuál es su apellido? ¿Puedo ayudarlos? Siéntense, señora. Caballeros, ¡está en una reunión! ¿La misma reunión en la que estuvo los últimos tres días? Hola, amigo. Lo siento mucho, Sr. Lodge. Está bien, Linda. Bill, sigamos en otra ocasión. Claro que sí, Gardner Estos hombres están haciendo unos trabajos en mi casa. Muy bien. Un gusto conocerlos. ¿Están locos? Irrumpen aquí en medio de ¡Cállate! ¿Crees que puedes jodernos? ¿Eso piensas? ¿Crees que puedes jodernos, y que ahí se termina todo? Hicimos un trato. Tienes que aceptar las consecuencias. Acepta esto, cretino. Oye, pez gordo. ¿Llevas a tu hijo a la Policía? ¡Demente! Cuida a ese chico. No me interesa lo que hagas o cómo lo hagas. O lo haces tú, o lo hacemos nosotros. Y ese dinero Pendiente y pagadero, más te vale. Pez gordo. Demente. Tienes que comer mucho para ser así de gordo. ¡Un montón! Apenas se vaya, algún otro tomará su lugar y seguirá golpeando eso. Toda la noche y todo el día. Mi papá dice que los ignoremos. Y que no se note que uno les teme. Que no se note nada. Su cuñado en la línea siete. Mitch. Gardner, ¿me llamaste? No. Recibí un mensaje muy extraño. Se me detuvo el corazón. Decía: “Llamó la Sra. Lodge”. Con tu número de teléfono. Pensé que podías ser tú. ¿Estás ahí? Sí. ¡Por Dios, me podría haber muerto en ese instante! “Llamó la Sra. Lodge”. ¡Te lo juro! Es muy extraño. ¿Extraño? Sí, extraño. Debería ir de visita a ver a Nicky. Mitch Danos un tiempo. Ha sido difícil para nosotros. Y sé que lo ha sido para ti también. Lo siento. Pero, por un tiempo, nada de visitas. Nicky necesita un tiempo. ¿Tiempo? ¿Tiempo para qué? Adiós, Mitch. ¡Sólo únelas y construye un castillo! O una silla. ¿Nicky? Tu padre quiere hablar contigo. ¡Los Monkey Sticks son divertidos! Hasta en los días de lluvia, cuando no puedes salir. ¿Si? Cierra la puerta, Nicholas. Siéntate. Nick, traté de inculcarte cierta disciplina. Creo que tu madre te consentía. Y eso está bien, hasta cierto punto. Para protegerte. Eso está bien. Pero ahora nosotros Haremos un balance, para ver dónde estamos. ¿Entiendes? Sí, señor. Veo a un niño melancólico. Veo a un niño retraído en su propio mundo. Un niño sin amigos. Que no se integra. Son cosas importantes, Nicholas.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *