94.7 FM Ciudad

Radio On line 94.7 FM Ciudad Emisoras De Venezuela, Escuchar En Vivo online, La calidad y La Emisión Continua.

Añadir a su sitio.

Dios mío, Dios mío, ¿por qué me abandonaste? ¿Y el viejo Lívio? Murió. Con tanto hijo de puta que va por ahí ¡El buen hijo vuelve a casa! No estoy loco. He sido manejado como un puro maniquí. Dios es el que me consiguió este bonito lio, pero ¿quién cree mi historia? Yo mismo estoy confuso Es precisamente por eso que estás aquí: Para disipar las confusiones. Estoy aquí como prisionero. Tu libertad depende de ti. Depende de los caprichos de Dios, y a ese gran cabrón le importa una . Cállate, boca. Cuanto más protesto más me entierro. Es costumbre decir que por la boca muere el pez, pero no me parece que, tal y como estás, tengas gran cosa a perder, tanto más que estás conversando con un viejo amigo. ¿O también ya no crees en mí? Explicar el origen divino del vil metal es tan complicado, o más, de lo que explicar el origen del Universo. ¿Y tu crees en eso? Soy bien capaz, de ser el último de los creyentes, ¿Si le apareciese un Enviado de Dios con una maleta llena de pasta, no creería? Cada uno cree en lo que quiere creer. ¡Claro! Aquí hay un Enviado de Dios. ¿Vestido de oficial de la Marina? Sólo son permitidos los uniformes hospitalarios, pero no le conozco inclinaciones náuticas. Con el azar que tengo no debe ser el mismo. Este se cree Jesús Cristo después de la Ascensión. Le verás mañana. Tiene delirios místicos. No me suena. Es lo mismo que buscar una aguja en un pajar. ¿Has visto al Enviado de Dios? ¿Cuál de ellos? Aquí somos todos Enviados de Dios. Ya me lo parecía ¡Quién lo diría! ¿No me reconoces? Nunca lo vi más gordo, y no doy cigarros. Metete los cigarros en el culo. Nos encontramos en el Parque de la Pena, me diste una maleta llena de pasta, y me vendiste que eras Enviado de Dios, ¿te acuerdas? ¿Yo? Eso no cabe en la cabeza de nadie. ¿Por que le iba a dar por el morro una maleta llenita de dólares? Soy loco, pero no . No te librarás, hijo de puta. Suélteme antes que grite socorro! No soporto a los locos furiosos. ¡Tienes que librarme de esto, cueste lo que cueste. No sé de que hablas. Ya fui, de facto, Enviado de Dios, pero ahora estoy sentado en el trono celeste, a la derecha del Padre. Y yo, ¡qué me joda! Cuando yo subi a los cielos, dije para todos los mortales; Jódanse vosotros ahora que a mí ya no me joden más. Levántese el reo. Levántate tú, hijo de puta, Soy inocente, para mal de mis pecados! ¡Silencio! ¡Silencio, si no mando evacuar la sala! Tienes visitas. ! Vaya vida que llevas! Voy cumpliendo escrupulosamente la pena, lo mejor que sé y puedo. Cuando llegue el invierno y el frío empiece a apretar, talvez el carcelario te dé menos ganas de escuchar la canturía. No estamos aqui para molestar a nadie. Mi caro: Del cadáver de un hombre libre puede salir mal olor; nunca saldrá un esclavo. He venido en cuanto supe la desgracia. La mayor desgracia fue haber nacido en Portugal. ¿Y tu vida? También ni todo son rosas. Pero hay que aguantar, y cara alegre, aquí continuamos. No falta cama, mesa y ropa lavada. De aquí hasta salir, que no me dé dolores de cabeza. Dicen que es un momentito, pero el viaje parecía no tener fin.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *