Eclipse FM 96.1

Radio On line Eclipse FM 96.1 Emisoras De Venezuela, Escuchar En Vivo online, La calidad y La Emisión Continua.

Añadir a su sitio.

Si el Comisionado Indio en Washington comienza a buscar a esa Molly Jakes, se dará cuenta. ¿Dickinson? No llegará más lejos que el último. Da igual, hacedme caso. Está bien, está bien. La llamaré Emma Rainbow. Así está mejor. Dejadme pensar. Sumando el coche fúnebre, el ataúd y todos los adornos, son dólares. Sí. Supongo que tu comisión por redactar el testamento es la misma. Sí. Eso nos deja para Molly Perdón, para Emma Rainbow. Te diré lo que haré, Quiss. Podemos jugarnos los otros dólares. Nunca apuesto el dinero del gobierno. Eh, Quiss. ¡Qué cochazo tienes ahí delante! Es del Jefe Caballo de Trueno. Es el tipo que estaba en la entrada. Pluma Blanca me dijo que estaba esperando. Cree que es un pez gordo. Es el mismo que Dickinson sacó de la reserva y envió a estudiar a Haskell, ¿verdad? Sí, eso fue antes de que yo llegase. Ándate con ojo. No te preocupes. Sé cómo manejar a los indios, tengan estudios o no. Vaya a decirle a Elihu P. Quissenberry que quiero verle. Espere. Los indios esperan semanas para ver al Agente. Espere, espere. ¡No entre ahí! ¡Espere! ¿Qué es esto? ¿Qué pasa aquí? ¿Es usted Quissenberry? Sí. Suélteme. No pasa nada, espera fuera. ¡Vaya! ¿No es un poco impetuoso, joven? Esto es una oficina del Gobierno Federal. Soy Joe Caballo de Trueno, de Chicago. Poni Negro es mi padre. Vengo a verle. Siéntese, Joe. Es todo un detalle por su parte. ¿Está en el hospital? No, el pobre anciano no quiso ir. Pero está muy enfermo. Sí, hemos hecho todo lo posible. Todo. Pero ya sabe que nadie vive para siempre. Entiendo. ¿Cómo se llega antes? No tenga tanta prisa. Siéntese. Hábleme de usted. Es amigo de Dickinson, ¿verdad? ¿Conoce a Dickinson? ¿Si le conozco? Antes de que le nombrasen Comisionado Indio en Washington. Él y yo hablábamos a menudo sobre el problema indio; sobre qué haríamos si tuviésemos la oportunidad. Sí, señor. ¡Y ahora lo hacemos! Algunos dan la talla, quizás. Como usted, por ejemplo. Sí, a eso me refiero. No es fácil ayudar a quien no quiere. Pero no es excusa para no intentarlo. Claro. Tiene razón. Lydia. Te presento a Joe Caballo de Trueno, de la Feria Mundial de Chicago. Hola. Encantada. Bueno, debería ver al médico. Lydia, ¿está el Dr. Turner por aquí? Acaba de llegar, ¿le llamo? No, no. No te molestes. Ya voy yo a buscarle. Oye, ¿Por qué dices eso de que voy a aprender algo que no enseñan en Haskell? Lo retiro. Nunca aprenderás nada. Un momento, nena. Es decir, Lydia. Quiero hablar contigo. ¿Crees que vale la pena? Solo soy una india. Y no he estado en Chicago. Amigo de Dickinson, ¿eh? Sí, así que ten cuidado. Intenta darle coba. Joe. ¡Joe! Aquí. Este es el Dr. Turner. Se encarga del hospital. Hola. ¿Cómo está usted? Hemos hecho lo posible por tu padre, Joe. Ojalá ya esté recuperado. ¿Recuperado? Creía que se estaba muriendo. Me refiero a que, en cuanto a los cuidados médicos ¿Cuándo le vio por última vez? Pues ayer. No, el día anterior. ¿No pudo hacer nada más por él? No, nada. Es lo triste de los ancianos indios. Es mejor alejarse de ellos. Un médico solo les asusta. De acuerdo, Doc. Gracias.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *