FM Imaginaria 95.3

Radio On line FM Imaginaria 95.3 Emisoras De Venezuela, Escuchar En Vivo online, La calidad y La Emisión Continua.

Añadir a su sitio.

Lo sé. He ido a la ópera esta noche. Y usted y ella no. Han estado en el Café Dante hasta las nueve y treinta y seis. ¿Verdad? Han llegado a su apartamento a las diez menos ocho. ¿No? Estaban solos. Estoy dispuesto a compensarle. Muy sensato. ¿Se refiere a un duelo, capitán? Demasiado anticuado. Mucho. Además, no serviría de nada un marido que vence en un duelo. Pues entonces, concédale el divorcio y me casaré con ella. ¿Que se casará con ella? Eso sería como sorprenderle robando una de mis piezas de porcelana y que usted se ofreciera a llevarse toda la colección. ¿Pues qué diantre quiere? Una compensación. La que yo elija. Verá, capitán. Coleccionar porcelana es muy caro. Y usted es muy rico. ¿Está poniendo precio al amor de su esposa? Le doy la razón. Un amor así no debería tener precio. Pero sigue siendo un hecho que la porcelana es cara. En resumen, necesito . libras. ¡Chantaje! Qué palabra tan horrible. Pero . libras no son tanto, ¿verdad? Para impedir un escándalo que podría arruinar su carrera. Antes sacrifico mi carrera que ¿Y la dama? Su reputación Alva no lo consentiría. Alva no tiene por qué saberlo nunca. Y pensar que una mujer como Alva se casó con un hombre como usted. Es deplorable, ¿verdad? A veces me pregunto cómo lo soporta. Le mandaré el cheque por la mañana. No, no, no, capitán Roberts. Mañana las cosas pueden parecer totalmente distintas. Extiéndame el cheque ahora. Pero no llevo encima la chequera. Me he ocupado de eso. Me tomé la molestia hace varios días, cuando conoció a mi querida esposa, de buscar su banco. Y aquí tiene una de sus chequeras. Pluma del siete, su preferida. Averigüé que le gustan las estilográficas. Un momento. Gracias. Victor. S-A-N-G-R-I-T-O. Salgan y cuidado con las paredes. No quiero ningún desperfecto porque soy el responsable. Cuidado, no saben ni sacar un baúl. Tengo que decírselo todo y supervisarlo. Es el problema. Tengo que preparar el baúl Deje de refunfuñar, McNellis. Con lo que me ha costado traerle de permiso conmigo. Me alegra volver con las tropas y el capitán también. Se equivoca. Me encantaría quedarme. ¿Y por qué no deja de mirar el reloj? Faltan seis horas para que salga el tren. ¿Qué tiene de malo Londres? Las mujeres. Es usted incorregible. Ya no soy tan joven como antes. Pero no es culpa mía, sino de las mujeres. Me han arruinado el permiso. Usted no las conoce como yo. Me han costado una fortuna. El sueldo. Medina corona aquí, media allí. Y vas gastando. Una quiere que nos casemos. ¡Pero McNellis! ¿Adónde ha ido y qué ha hecho? Quieto. Yo abriré. Márchese. Vaya al pub y espere allí hasta que mande a buscarle. ¿Y cómo voy al pub sin un chelín? Tome. Marchando. Bien. McNellis. ¿Qué? ¡Ah, sí, sí! No puedo dejarte marchar, Geoffrey. Llévame. Llévame contigo. Algún día. No. Hoy, ahora. No puedo dejar que te marches dos años. Dos largos y terribles años. ¿Qué voy a hacer? Hay algo que debes hacer. Divorciarte de Sangrito mientras estoy fuera. Nuestro amor nos convertirá en fugitivos que se esconden del mundo. Debemos ser valientes y afrontarlo juntos. Debemos tener el coraje de esperar. Pero dos años es mucho tiempo. Y está el presente. Este momento pasará. Este momento juntos pasará. Tú y yo solos. Aquí tienes. Ya llevo dieciséis. Sí. A tu salud, amigo. A mi salud. Dime, ya llevas aquí seis horas. ¿Y? ¿No tienes casa? ¿Casa? Un soldado no tiene casa. Mi casa es una manta en el campo de batalla. Sin familia, sin hogar, solo la llamada del deber. Es triste, ¿verdad? Burlarse del uniforme que te protege mientras duermes. ¿Qué haces esta noche, Bertha? No me abandonarás, ¿verdad? No eres una desagradecida. No lo he olvidado. Nunca has dejado que lo olvide. Te dije que haría lo que fuera. Y lo he hecho todo. Pero ya no lo soporto más. Te lo suplico. Sé bueno. Ten piedad. Déjame ir, por favor. Pero ángel mío. Esta vez quiero darte tu parte de nuestra pequeña transacción. Ya tengo mi parte. Aquí. Todo correcto, señor. Quería hablarle de una cosa. Enseguida escucharé su informe. Que los hombres coman bien. Ha sido una semana dura. Hemos tenido tres bajas. ¿Hay correo para mí?



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *