FM Klimax 103.5

Radio On line FM Klimax 103.5 Emisoras De Venezuela, Escuchar En Vivo online, La calidad y La Emisión Continua.

Añadir a su sitio.

McNellis, ¿ha mirado si había correo? Sí, señor. Otra carta de Bertha. Terrible. Dice que se lo dirá a mi madre. Pobre madre, hay tantas chicas que le han dicho esas cosas. ¿Lo ves? La locura de un soldado enamorado en la frontera. No fue amor sino encaprichamiento. ¿Fue qué? Cuidado con lo que dice. Bueno, lo leí en un libro. ¡Un libro! Sí. Leer libros es un vicio insidioso. Sí. ¿No se le ocurriría mirar mi correo? No, señor. Bueno, sí. ¿Lo ve? Eso demuestra lo que una mujer puede hacerle a un hombre. Si me disculpáis. Tengo que ocuparme de unos detalles. No sabes el trabajo que hay aquí. No es bueno tener a un soldado enamorado en la frontera. Vamos, lee la carta. ¿Te apetece una ducha? Pero, ¿aquí tenéis ducha? La vieja guardia muere, pero no renuncia a una ducha. McNellis. Ocúpese del Sr. Nichols. Sí, señor. Disculpe, señor. ¿Me ayudaría a escribirle una carta a Bertha para decirle que fue algo pasajero? ¿Bertha? Sí, señor. ¿Cómo se llamaba la última a quien escribí? No lo recuerdo. Ni la veo, ni me acuerdo de ella. Pero Bertha es detestable. ¿Es qué? No quería decir eso, señor. De verdad, Jeff. El nuevo sastre de Sackville Street tiene un don. Un abrigo de vestir es la prueba final. Ve a que te haga un abrigo en cuanto regreses. Y ponte firme con las solapas. Son su único punto flaco. Y las solapas deberían ser así. Me alegra tenerte aquí. Me has devuelto el apetito. Aunque con esta comida Mañana llegarán las latas de estofado. Siempre mañana. Y luego es cordero. Nos las apañaremos. Y nos relameremos. Tienes buen aspecto. Si cinco meses aquí te sientan tan bien He estado desganado, pero ahora ya estoy bien. Aceptaré el cumplido, pero sospecho que el cambio se debe a esa carta. ¿Debería confesarlo? ¿Tú también? Es maravilloso. Lo hemos hecho todo juntos. Jugar a polo, cazar, compartir regimiento Y, ahora, enamorados. Propongo un brindis por los viejos tiempos. Guerra, whisky y mujeres. Brindemos por las damas. Aún mejor. Brindemos por tu dama y por la mía. Por tu dama y por la mía. ¿Vamos a mi habitación a fumar y charlar? Y me cuentas el primer capítulo de tu historia de amor. Espera a que te hable de ella. Pero primero quiero escribir una nota para que salga en el tren de la mañana. Pero que sea corta. Yo daré una vuelta por el fuerte. Creí que sería una notita. Llevas ya más de una hora. Lo siento. Ya sabes cómo es esto. Enseguida termino. Pasa. Escribe solo “muchos besos”. Te has quedado prendado. Tiene ese efecto en los hombres. He visto a muchos reaccionar así. Es hermosa, ¿verdad? Os presentaré como es debido. Esta es la dama Alva, cariño, te presento al capitán Roberts, mi mejor amigo y todo un galán con las mujeres. Me parece que ya nos conocemos. ¿Cómo? No, qué va. Es imposible, amigo. Es una chica demasiado refinada. Es completamente distinta. ¿De dónde has sacado esa foto? Bromear está bien y los viejos amigos son los viejos amigos, pero no toques mis pertenencias. La has cogido de mi habitación. ¿De qué hablas? A mi querido Ned Con todo mi corazón, Alva ¿Así que esta es la mujer a la que quieres? Vas a darme una explicación, ¿verdad?



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *