Radio Impacto 99.3 FM

Radio On line Radio Impacto 99.3 FM Emisoras De Venezuela, Escuchar En Vivo online, La calidad y La Emisión Continua.

Añadir a su sitio.

Sí, lo tiene en sus dependencias. Seguid. ¿Ha recibido cartas? Sí, muchas. Entiendo. Yo también he recibido una. De Bertha, la chica del pub. No se le pueden gastar bromas. Debo de tener algo especial. Vaya, buenas noticias. Órdenes del cuartel general. ¿Recuerda al teniente Nichols? Claro, era como de la familia. Le prestaba sus caballos de polo. Una amistad verdadera. Así es. Se puede prestar dinero, pero los caballos de polo Le han destinado aquí. Será un placer tenerle entre nosotros. Estará bien tener a alguien con quien hablar. Siempre me tiene a mí. Cierto. No sé qué haría sin usted. Gracias, señor. ¿Qué me dice de una buena ducha? Su ducha le espera sin ¿Sin qué esta vez? Sin Qué despistado soy. Tienes una carta de tu capitán Roberts. Claro que la he abierto, soy un romántico. Me encanta leer las cartas de los demás. Como a todo el mundo. Pero no lo reconocen. No te entretengo más. Estarás impaciente por leer esas palabras solitarias y hermosas de pasión. No sabe escribir. ¿Has visto lo que dice de mí? “Sangrito es un canalla monstruoso”. “Y muy malo”. ¿Verdad? Y pensar en todo lo que podría llamarme, y escribe eso. Demasiado pobre. Le falta imaginación. También se queja de que no le escribas. Debes escribirle, mi amor. No, Sangrito. No volveré a escribirle nunca. Pero, cielo, el pobre se siente solo. Y tú le quieres, ¿verdad? ¡Debes escribirle! ¿Para que puedas sacarle más dinero? Qué insinuación más sórdida. Y que la hagas tú. Pero es buena, ya que lo mencionas. No lo haré. No le escribiré. No le mentiré. No dejaré que siga creyendo. No lo haré. ¿Me oyes? ¡No le escribiré! Lo tengo, señor. ¿El qué? Es algo bueno. Espere a que lo cuelgue. Tiene razón. El toque femenino adecuado. Justo lo que admitirá un joven como Nichols. Sí, un gusto exquisito. Es arte. Quizá no sepa mucho de arte, pero sé lo que me gusta. ¿A que son guapas las francesas? ¿Sí, Subador? Ha llegado el tren de suministros. McNellis. ¿Sí, señor? El teniente Nichols está aquí. Sí, señor. Nichols se presenta, señor. Acompáñeme a su habitación. Voy hacia allí. Gracias, señor. Vamos, Neddie. Vaya, vaya. Viejo amigo, es como volver a casa. ¿Cómo estás? Cuéntame todos los cotilleos. Sé muchos. Tardaré meses. En serio, es fantástico estar juntos. No te emociones. Claro que no. Viejo amigo ¡Viejo amigo! ¿Te gusta tu habitación? Es sencilla comparada con tu piso en la ciudad. Es muy lujosa, Jeff. La cama parece muy cómoda. Y el sillón es una antigüedad. Me encanta, en serio. Vaya, Geoffrey. No puedes tener algo tan frívolo. McNellis dice que es arte. Y siempre te han gustado He cambiado. Estoy enamorado. Eso no es ningún cambio. Es tu enfermedad crónica. Veamos Estaba esa chica del Kit-Kat. No, esta vez va en serio. ¡Es maravillosa! Te hablaré de ella. No es bueno tener a un soldado enamorado en la frontera. Ahí. Ya está. Muy bien, venga. Y tendrás que aguantar a McNellis. ¡McNellis! Esto es como estar en casa. Me alegro de verle, señor. ¿Y esto? ¿Mazas de polo? ¿Creías que jugaríamos al polo? Es una estupidez, pero lo esperaba. No importa, te encontraremos un deporte mejor cazando bandidos hostiles o siendo su presa.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *