Romance 99.5 FM

Romance 99.5 FM, Romance 99.5 FM Radios de Venezuela, escuchar Romance 99.5 FM en vivo online…

Añadir a su sitio.

A demás, tienes uno mejor. Oye, ¿con qué voy a conducir? Te van a matar. Cocos. ¡Lo tengo! Oye. ¡Sí! ¡Lo hicimos! Felicitaciones por no estar muerta, ricitos. Me sorprendiste. Pero no regresaré esa cosa. ¿Quieres llegar a Te Fiti? Debes atravesar un océano de maldad. Sin mencionar a Te Ka. Monstruo de lava. ¿Alguna vez derrotaste al monstruo de lava? No. ¿Y tú? No iré a una misión suicida con una mortal. No puedes devolver el corazón sin mí, y yo no iré. Buscaré mi anzuelo. Fin de la discusión. Te convertirías en un héroe. Eso es lo que deseas, ¿cierto? Niña Radio Radio ya soy un héroe. Quizás lo fuiste. Pero ahora solo eres el tipo que robó el Corazón de Te Fiti. El tipo que maldijo el mundo. No eres el héroe de nadie. ¿De nadie? Pero Radio Radio devuelve esto Radio Radio salva el mundo y serás el héroe de todos. ¡Maui, Maui, Maui! ¡Él es tan increíble! Nunca lo lograremos sin mi anzuelo. Ni pasaremos a Te Ka. Entonces consigamos tu anzuelo. Conseguimos tu anzuelo, vencemos a Te Ka y devolvemos el corazón. A menos que no quieras ser Radio Radio Maui Radio Radio semidiós del viento y el mar Radio Radio héroe de todos. Primero conseguimos mi anzuelo. Luego salvamos el mundo. ¿Trato? Trato. Valía la pena intentarlo. Bien. Vamos al este, a la guarida de Tamatoa. Si alguien tiene mi anzuelo, es esa sanguijuela de ojos saltones. Enséñame a navegar. Mi trabajo es llevar a Maui a través de gran océano. Yo debería– Yo debería estar navegando. Se trata de orientarse, princesa. No se trata solo de velas y nudos. Sino de ver en tu mente hacia dónde vas. Saber dónde estás, sabiendo dónde has estado. Bien. Primero, no soy una princesa. Soy la hija del cacique. Es lo mismo. No. Si usas un vestido Radio Radio y tienes un animal como secuaz Radio Radio eres una princesa. No sabes orientarte, nunca lo sabrás. Nunca lo sab– ¿En serio? Un dardo en mi cachete. Eres una mala persona. Si puedes hablar, puedes enseñar. Orientación. Lección número uno. Empieza. Tira de la escora. Esa no. No. No. No. No. Ya intentaste con esa. Estás midiendo las estrellas, no chocando los cinco con el cielo. Si la corriente es cálida, vas por buen camino. Es fría. Espera, se pone cálida. ¡Qué asqueroso! ¿Qué te pasa? ¿Llegamos? Ves, te dije que podía hacerlo. ¿Motunui? ¿Estoy en casa? ¡Moana! ¿Papá? ¡Moana! ¿Mamá? ¡Auxilio! ¡No! ¡Moana! ¿Disfrutas el sueño reparador? Sabes, un verdadero navegante nunca duerme. Así llega donde necesita ir. Prepárate, pastelito. Llegamos. ¿Seguro que él tendrá tu anzuelo? ¿Tamatoa? Él lo tendrá. Es un cartonero, junta cosas. Cosas que lo hagan lucir bien. Y para Tamatoa, créeme, mi anzuelo es la mejor pieza de colección. Y ¿vive allá arriba? No, no, no. Esa es solo la entrada de Radio Radio Lalotai. ¿Lalotai? ¿El reino de los monstruos? ¿Iremos al reino de los monstruos? ¿Nosotros? No, yo. Tú te quedarás aquí con la otra gallina. De eso estaba hablando. Dame esos cinco. Vamos. Fue uno bueno. ¿No lo entendiste? Le dije gallina, hay una gallina en el bote. Ya sé que es humana, pero ese no es el– Sabes qué, olvídalo. No te lo explicaré. Porque así no es gracioso. Así que, hija del cacique, creí que te quedarías en la aldea Radio Radio ya sabes, besando bebés y eso. Oye, solo quiero entender por qué tu gente decidió enviar Radio ¿Cómo lo digo? A ti. ¿Mi pueblo? Ellos no me enviaron. El océano lo hizo. ¿El océano? Tiene sentido. ¿Cuántos tienes, ocho años? No sabes navegar. La decisión obvia. Me eligió por una razón. Si el océano es tan listo Radio Radio ¿por qué no regresó el corazón a Te Fiti él mismo? ¿O me trae mi anzuelo? El océano está enloqueciendo. Pero estoy seguro de que no se equivoca contigo. ¡Tú eres la elegida! El océano te eligió por un motivo. Si empiezas a cantar, voy a vomitar. Entonces, no veo ninguna entrada. Sí, porque solo aparece luego de un sacrificio humano. Estoy bromeando. Eres tan seria. No te preocupes, es mucho más profundo de lo que parece. ¡Todavía estoy cayendo! Puedes hacerlo. ¡Vamos! Y realiza un aterrizaje perfecto. ¿Qué? Tonto, ella ni siquiera está aquí. Ningún mortal va a saltar



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *