Radio Fe y Alegría (Maracaibo) Escucha en vivo

En direct Radio Fe y Alegría (Maracaibo) écouter, Alternativas de transmisión en vivo Corriente 1 y Corriente 2 prueba nuestras opciones ..
Radio Fe y Alegría (Maracaibo)
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…
Radios populares

Radio Fe y Alegría (Maracaibo) escuchar

Radio On line Radio Fe y Alegría (Maracaibo) Emisoras De Venezuela, Escuchar En Vivo online, La calidad y La Emisión Continua.

Sus comentarios son aceptados.

chicos que ni siquiera habían llegado a la pubertad fueron reclutados en el ejército y con un entrenamiento mínimo los enviaban al frente. El trabajo de mi padre era entrenarlos. La noche anterior a que los enviaran a cumplir misiones suicidas, mi padre les ofrecía sukiyaki por última vez. Al día siguiente le decían: «¡Sargento Mifune, me marcho!» Mi padre les decía: «¡Muy bien, vayan!» «Pero no necesitan gritar ¡Banzai! por el Emperador. En lugar de eso, despídanse de sus madres.» «Eso es todo lo que tienen que hacer». Fue su compasión lo que lo hizo rebelde. No viví la guerra, pero escuchando sus historias, sé que tuvo que pasar por montones de cosas cada vez que lo veía llorar. Los padres de Mifune murieron durante la guerra. No hay registro de cómo ni dónde murieron. La guerra nunca hace bien a la gente. En particular en Japón el pueblo estaba oprimido, estábamos hambrientos, no había comida, el dinero no tenía ningún valor. Así que usábamos la ropa. Vendíamos cualquier ropa que tuviésemos. Los hombres vendían sus trajes, las mujeres vendían sus kimonos s y los cambiaban por comida. Fue una época horrible. Perdimos la guerra y no nos quedó nada. Cuando terminó la guerra, recibió un yen y medio y una manta. Cortó la manta con unas tijeras y las cosió con un hilo, así, se hizo este abrigo. También hizo estos pantalones. Cada día era una lucha para sobrevivir, pero. ¿Cómo lo digo? Aún así, había una vitalidad. La gente estaba lista para algo. Podíamos decir lo que quisiésemos. Estábamos listos para volver a la vida. A diferencia de hoy, no había tanto entretenimiento, el cine era una de las pocas cosas que teníamos. Las películas nos levantaban el ánimo, nos inspiraban a pensar sobre cómo vivir. Tuvieron gran impacto sobre nosotros. A él no le interesaba ser actor. Nunca me imaginé que pudiese actuar frente a la gente. Se anotó para un trabajo como asistente de cámaras. Vi un aviso del concurso «Caras nuevas» en el diario. De alguna forma su curriculum llegó allí. Tomé el desafío para ver si podría hacerlo. De repente, estaba en camino de convertirse en actor. Aunque no estaba segura de que me seleccionaran,

Tel.: 58 261 7234215
Email: [email protected]

Radios Online Venezuela
Bienvenido a nuestro sitio web.