Alba Ciudad

Alba Ciudad, Alba Ciudad Radios de Venezuela, escuchar Alba Ciudad en vivo online…

Añadir a su sitio.

parte del siglo XX despertar a los niños. Mamá. Ay, Joey, qué malo eres. ¿Cómo te atreves a dar estos alaridos? Querido, no te duele nada, ¿verdad? Quiero ver el Año Nuevo. Los niños pequeños no deben. ¿Y si te doy unos buenos azotes y te envío a la cama? Te diría que eres una vieja cascarrabias. ¿Y si te diera más azotes por llamarme una vieja? No diría nada. Mamá, ¿podemos ver el Año Nuevo mañana? Despertarás a Edward. Diantre, deberíamos llamar a los niños. Un nuevo siglo es un nuevo siglo. Ellen, tráeles leche para brindar. Sí, señor. Querida Radio Están dormidos. Gracias a Dios, son muy jóvenes para combatir. Paz y felicidad para los dos, mis cielitos. Por favor, Dios. Paz y felicidad para siempre. Querida, llevémoslos abajo. No, es malo interrumpir su sueño. Una vez cada siglo no importará. Sólo por esta vez. Ay, bueno. ¡Mamá, qué bien! Silencio, bribonzuelo. Vamos, Edward. ¿Qué, mamá? ¿Qué? ¡Vamos a bajar a ver el Año Nuevo! ¿Año Nuevo? Vamos, ponte esto, querido. ¿Vamos a cantar, papá? ¡Cómo no! Esto es para ti, Joey. Gracias. Aquí tienes, querido. Gracias, cariño. . ¡Feliz siglo nuevo! ¡! ¡! ¿Está la Sra. Marryot? Tratándose de Ud., sí. Vamos. Pero, mamá, queríamos ir al barco a despedir a papá. Lo sé, cariño, pero no pueden. Joey está muy resfriado. No dejarás a Joey solo, ¿verdad? La Sra. Harris y la Srta. Edith, señora. Margaret, qué amable de tu parte. Jane, querida. Edith, vete. Robert fue a presentarse al cuartel. Tiene licencia para trasladarse al barco conmigo. Quizá quieras que entretenga a los niños hasta que regreses. Oh, querida, sí. Hola, Margaret. Qué pronto estás en formación. Sólo vine a decir adiós. Qué amable. ¿Qué diablos? Descansen. Jovencitos, quiero que cuiden de mamá mientras estoy de viaje. Sí, papá. Pórtense muy bien. Apréndanse sus lecciones. Papá, ¿Bobs es un soldado muy grande? Lord Roberts, si no te importa. Está al frente de todos los soldados. ¿Quién está al frente de los bóer? El presidente Kruger. ¿Tú y Bobs lucharéis contra Kruger? Exacto. ¿Vas a cortar a Kruger en pedacitos con tu espada? ¡Diablillo sanguinario! Prométeme que sí, papá. De acuerdo. En pedacitos. ¡Ya te lo dije! Bueno, el Sr. Bridges regresará antes de que te des cuenta. Si es que regresa. ¡Mamá! ¿Y ahora qué dije? Todos nos reiremos a lo grande cuando regrese. Eso dijeron sobre Bill, el hermano de mi pobre tío Radio en la guerra contra los zulúes. Pero nunca se rieron a lo grande Radio porque lo cortaron por la mitad con un hassogai el día que llegó. ¡Mamá, no! Vamos, vamos, vamos. Arriba ese ánimo. Un momento, Cookie. Alguien se comerá esa masa con tus lágrimas. Alf, no seas tonto. Dios santo. Ven, Fanny. Tú sí que puedes sonreír para papá. Mira a papá. Mira sus botones. Todos lustrosos y brillantes, ¿verdad? Vamos, mujer. No sirve de nada llorar. Fanny, tu papá se va a la guerra. ¿Cuántos días estarán embarcados, coronel? Dieciséis. Sudáfrica está a mil millas. Verá, desembarcarán aquí, en Ciudad del Cabo Radio luego tomarán el tren a Kimberley Radio y luego seguirán a pie hasta Mafeking. Esperemos que lleguen a tiempo. La situación de Mafeking es desesperada. Dudo que aguanten mucho más. ¿No es algo maravilloso? Me pregunto cuántos regresarán vivos. Por fin llegó el momento, ¿no? Serás valiente, ¿verdad? Cuídate. Me marearé, seguramente. Pues recuéstate siempre que puedas. Intentaré recordarlo. Bridges cuidará de ti. Quizá él también esté recostado. Es horrible, ¿verdad? Debo irme también. No, espera un minuto. Debo irme, de veras. Voy a besarte Radio luego quiero que te des la vuelta y sigas hablando para no verme. Me alegro de no haber traído a Edward y a Joey. Son demasiado jóvenes y se habrían exaltado. Además, Joey está resfriado. Cuídate, cariño. Sentí cómo te ibas cuando dije lo de Joey. “Sudáfrica Lista de Bajas” De momento, parecen estar bien. Gracias a Dios. ¡Pum! ¡Pum! ¡Pum! ¡Asqueroso Kruger! ¡Asqueroso Kruger! Cállate, tonto. No dispares sin recibir órdenes. Estoy liberando Mafeking. No puedes liberarla así. Entonces la defiendo. Cállate. Estás desperdiciando munición. ¡Pum! ¡Pum! No vuelvas a hacerlo.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *