Candela Pura

Candela Pura, Candela Pura Radios de Venezuela, escuchar Candela Pura en vivo online…

Añadir a su sitio.

No tienen ni idea de cómo pelear una batalla. Lo siento. Llévate a tus hombres y tus cañones. Tú eres los bóer. No quiero ser los bóer. Alguien tiene que ser los bóer. Una niña sólo sirve para eso. No quiero ser los bóer. ¡Te digo que sí! ¡No seré los bóer! ¡No seré los bóer! ¡No seré los bóer! ¡Tramposa! Vamos. ¡Alto! ¡Alto! ¿Qué ocurre? Edith no quiere ser los bóer. ¿Y quién querría? ¡Pum! ¡Pum! Joey, qué muchachito más malo eres. Ven aquí, Edith. Sube a tu cuarto ahora mismo. Ven aquí y no seas tonta. Ay, váyanse todos. Edward, llévate a Joey arriba. ¿No saben jugar a otra cosa que no sean los soldaditos Radio luchando y matándose los unos a los otros? Suban al cuarto de los niños Radio y pórtense bien. Es imposible escapar a esa canción. ¿Le tiro algo? Sí, lánzaselo. Está bien querida. ¿Quiere marcharse? Vaya más abajo. Jane, querida, siéntate. Llevas de pie toda la tarde. Creo que no volveré a verlos. Tonterías. Mafeking será liberada en los próximos días. Eso dicen todos los periódicos. Eso lleva diciendo todo el mundo desde hace meses. Mi hermano sigue allá, muriéndose poco a poco. Hambre, enfermedades, el horror. Y Robert Radio ¡Pensarlo me horroriza, pero no puedo dejar de pensar en ello! Aún no sabemos nada, Ellen. Tómese una taza de té, señora. No se preocupe por el señor. Está bien. Verá, tiene a mi Alfred con él. Ya lo sabríamos si les hubiera ocurrido algo. Pobre Ellen. Debe de ser igual de horrible para ti. La falta de noticias son buenas noticias y lo que será, será. Eso digo yo. No sabe cómo le levanta eso el ánimo. Vamos, querida. Bébete tu té. ¡Extra! ¡Ultimas noticias sobre la guerra! ¡Últimas noticias del frente! Gracias, señora. Gracias. ¡Extra! ¡Ultimas noticias sobre la guerra! ¡Extra! ¡Todo sobre la guerra! ¿Qué ocurre, Ellen? ¿Qué ocurre? Nada, señora. ¡El periódico! ¡Todo sobre la guerra! ¡Extra! ¡El periódico! “La falta de noticias son buenas noticias. Lo que será, será”. Mira, Jane, querida. Me voy a ir. Regresaré a las :. ¿:? ¿Por qué? Saldremos a cenar a un restaurante y luego iremos al teatro. ¿A un restaurante y al teatro solas? ¿Por qué no? Es inútil que te quedes en casa preocupada. No sirve de nada. Le diremos a Ronnie James que nos lleve. Si no puede, iremos solas. Me da igual lo que diga la gente. Qué amable, Margaret, pero no puedo. Jane, me voy a casa a darme un baño y a ponerme mi nuevo conjunto de Redfern. Regresaré a las :. Pero, Margaret Radio No discutas. Hazlo que se te dice. Robert y Jim odiarían que te quedaras en casa llorando y lamentándote. Ellos están siendo valientes. Nosotras también debemos serlo. Cenaremos en el Café Royal. Margaret, sinceramente– Cenaremos en el Café Royal. ¡Más alto! Los soldados de la Reina, heridos y moribundos, sufriendo por su Reina. ¡Más alto! ¡Toca más alto! Dime una cosa, Ada. ¿Qué? No eres una ordeñadora, ¿verdad? Don Inquisitivo. ¿Qué eres? ¿Yo? Soy la doncella de la princesa Mirabelle. ¿La princesa? Entonces ganó la apuesta después de todo. ¿Quién? ¿Qué apuesta? El teniente Edgar. Todos los oficiales del barco le apostaron Radio que no obtendría la mano de la princesa Mirabelle. Dijo que se casaría con ella aunque fuera más fea que un pecado. ¡Necesita el dinero! ¡Parker! ¿Qué hace aquí? Acabo de venir Radio ¡Alto! Damas y caballeros, ¡Mafeking ha sido liberada! “Bienvenidos A Casa Ejército Civil” Ven a sostener este tenedor un momento, Annie Radio o tendrán que llamar a los bomberos para apagarme la cara. Conocí a una mujer a quien se le incendió el cabello haciendo tostadas. Y en un abrir y cerrar de ojos, el cuarto entero estaba en llamas. Jamás habrían identificado sus restos Radio a no ser por SU camafeo. Imagínate. ¿Y cómo está la señora hoy? Qué muchachita más linda. No quemes esa tostada, Annie. Tu papá regresa a casa hoy, sano y salvo. ¡Sano y salvo! Espero que esté sano y salvo, sin duda. Eres de lo más alegre, debo reconocerlo. Tengo experiencia. Cuando era joven, un amigo de mi marido regresó inesperadamente Radio de Crimea, sin las piernas. ¡Basta, Annie! Mira lo que hiciste. Mete otro pedazo, aprisa. Llegarán enseguida.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *