Caracas 107.3 Fm

Caracas 107.3 Fm, Caracas 107.3 Fm Radios de Venezuela, escuchar Caracas 107.3 Fm en vivo online…

Añadir a su sitio.

Espero que Ellen no haya llorado en la estación. Se le pone la nariz tan roja. A Alfred le alegrará verla y le dará igual que esté roja o azul. Vamos, Annie. Apúrate. ¿Dónde está África? ¿Cómo que dónde está África? ¿Dónde está África? No seas tonta. ¿Dónde está? Nunca he visto a una chica más ignorante. ¿Nunca la has visto en un mapa? La he visto en un mapa, pero, ¿dónde está realmente? Debería darte vergüenza hacer preguntas tan estúpidas. ¿Sabe dónde está, Sra. Snapper? Largo, Annie. Me estás sacando de quicio. Me gustaría saber dónde está. ¡So! Me estaba muriendo de la risa. Exacto, Ellen. Paga tú. Quiero ver a mi hijita. Saludos, fanfarrón. Lleva mis cosas adentro. ¿Cuánto? Media corona. ¿Dónde está mi preciosa? Hola, Cook. Hola, mamá. ¿Y mi pequeña? Ahí está. Hola, Fanny. ¡Cómo has crecido! No le diste de comer lo suficiente, mamá. Mira cómo sonríe. Sabe quién es su papá. Aquí, déjelo ahí mismo. Buena suerte, amigo. Igualmente. Creí que no se acabaría nunca. Y toda esa gente gritando y chillando. Vamos, Alfred. Saca tu cabezota de ahí o la asustarás. Me conoce. Sabe quién es su papá. Mírala, con su escarapela y todo. Qué elegante. Hola. ¿Quién es ella? No nos han presentado. Ella es Annie. Hola, Annie. Bienvenido a casa, Sr. Bridges. Mamá, ¿qué tal todo? Bueno, no debo quejarme. Ya lo creo que no. Tengo una sorpresa para ti. ¿Qué es? Ellen lo sabe. Se lo dije en el carruaje. Díselo, Ellen. No, díselo tú. Anda. Bueno, mamá Radio ¿recuerdas que te hablé en mis cartas de un tal Herbert Smart? Sí. Ellen leía tus cartas en voz alta. No todas, espero. ¡Vamos! Nunca vas más allá de una posdata y unos besos. Escucha, mamá. Este tipo tiene una taberna. ¿Una taberna? Una taberna. Una cervecería. No finjas no saber lo que es una taberna, bribona. Como sea, tiene una taberna en Londres Radio pero se va a quedar en África, así que se la compré a un precio módico. Puedes venir a vivir con nosotros. ¿Qué me dices? ¿Es una taberna respetable? Claro, pero todo depende de cómo te comportes. Ya sabes cómo te pones después de un par de copitas. Bueno, ¿qué me dices? ¿Y los señores? Tranquila. Me confié al señor. El me prestó el dinero. Casi no me lo puedo creer. Ya no tendré que vivir sola. Vamos, arriba ese ánimo. Tómate una taza de té. ¡Tomémonos todos una taza de té! Vamos. Cookie, querida, ¿te gustaría ser mesera? ¿Dónde está África, Sr. Bridges? Bueno, no sé exactamente dónde está Radio pero hacer un calor del demonio. Ohhhh, cielos. ¡Nos alegramos tanto de que estés en casa, papá! Yo también me alegraré cuando me dejen respirar. Niños, tengan más cuidado. ¿Viste muchos bóer? Sí, muchos. ¿Mataste a alguno? No, no hablemos de eso. ¿Mataste a algún león? leones, una cebra, dos avestruces y una cacatúa. ¿Qué es una cacatúa? Después subo y te lo digo. Ahora, largo. Quiero hablar con su madre. ¿Puedo ponerme tu sombrero, papá? Puedes. Largo de aquí. Calla, Annie. ¡El periódico! ¿Por qué grita? ¡Últimas noticias del palacio! ¡La Reina! ¡El periódico! ¿Qué ocurre? Nada que nos afecte. Ellen, ¿cómo dices eso? Afecta a todo el país. ¿Qué afecta a todo el país? Que Alfred haya regresado a casa es lo único que me importa. ¿Por qué están todas tan tristes? La Reina. ¿La Reina? La Reina. Dice que está muriéndose. Ya te lo dije. Déjame ver. Es muy vieja, ¿verdad? Cállate, Annie. ¿Qué tiene que ver eso? Nunca la había visto. Yo sí. Pasando en su carruaje una vez Radio hace muchos años. Dios. Inglaterra quedará muy triste sin la Reina. Mamá, ¿papá cabalgará al frente de la procesión o al final? Al frente, cariño. Irá con las tropas Radio que van delante de la carroza con el féretro de la Reina. ¡Qué gentío! Llevan horas esperando, tan pacientemente y en silencio. Apenas se oye un solo ruido. Me siento apática y triste Radio como si su muerte fuera una pérdida personal. ¡Mamá, hay un policía subido a un caballo blanco precioso! Querido, no saltes y te alborotes. Edward, no dejes que Joey haga ruido. Sí, mamá. Mamá, ¿seré policía alguna vez? Quizá, si te portas muy bien. ¿Todos los policías son buenos? Buenos como angelitos. ¿Por qué murió la reina Victoria?



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *