Kys FM

Kys FM, Kys FM Radios de Venezuela, escuchar Kys FM en vivo online…

Añadir a su sitio.

Sí, pero no lo tenían tan difícil desde el principio. Las cosas no cambiaban tan aprisa y la vida era más tranquila. ¿Cuánto tiempo nos das? No lo sé. Ah, y Edward, me da igual. Éste es nuestro momento, completo y divino. No le tengo miedo a nada. Este momento es nuestro. Para siempre. “¿Puede Evitarse Una Guerra Mundial?” “El ultimátum británico a Alemania vence esta noche” Cielos. Serán las : antes de llegar a Londres. Si nos cruzamos con más trenes militares llegaremos por la mañana. Oh, Joey. O la semana que viene. ¿Me das el periódico, Robert? ¿Eh? Claro, querida. Gracias. ¿Qué ocurre? ¿Puedo ayudarte? No, está bien. ¿Voy por un taxi, papá? Sí, adelante. De acuerdo. Aquí están. Mamá, ¿dónde dejo las maletas? Déjalas donde sea. De acuerdo. De veras, no sé por qué uno se va de viaje. Es horrible regresar y encontrarte la casa así. Estoy completamente agotada. Ni sirvientes, ni comida en la casa ni nada. Creí que ese viaje espantoso no acabaría nunca. Fue horrible, ¿verdad? Vamos, Margaret. Ayúdame a quitar estas horribles mantas. Qué tontas fuimos regresando sin avisar al servicio. Como sea, es mucho mejor estar aquí en Londres. Si va a ocurrir algo Radio Ya lo creo que va a ocurrir. Qué divertido es esto, ¿verdad? Llevé las maletas Radio ¿Es la limpieza de primavera? ¿Y tu padre? Andando a tientas por la bodega, como un escarabajo. Quiere tomarse un trago. ¡Eso, eso! Yo también. Iré a ver si encuentro galletitas o algo. ¿Un cigarrillo? Gracias, Joe. Qué emocionante, ¿verdad? Demasiado para mí gusto. Tonterías, tía Margaret. Es maravilloso. Cruzarnos con todos esos trenes de provisiones y cañones. Que hicieran sitio para dejar pasar a las tropas. El gentío esperando a que ocurriera algo. Ha sido fantástico. Jane te quiere en la cocina, Margaret. De acuerdo. Lo único que encontré es Hock. Brindaremos por la caída de Alemania con su propio vino. Me caen bien los alemanes. ¿A ti no? Enormemente bien. Dame una mano, Joey. Si estalla la guerra, ¿cuánto crees que durará? Tres meses, como mucho. Ganaremos. ¡Ganaremos! Quizá dure meses. Es económicamente imposible. ¿Te das cuenta de lo que cuesta una guerra? Muchísimo, me imagino. Muchísimo. Los alemanes pueden permitírselo aún menos que nosotros. Luego está Rusia. ¡La buena de Rusia! Y Francia, Italia y los EE.UU. Japón, China, Nicaragua, Guatemala. Los tenemos ganados antes de empezar. No seas tonto, Joey. Lo siento. ¿Qué hora es? ¿Casi las 😕 ¿Está bien? Tiene que estarlo. No se ha retrasado un solo minuto en los últimos años. Está ocurriendo de verdad. A menos que ocurra un milagro, ya ocurrió. ¿Te alegras de haber dejado el ejército, sí o no? Estoy entusiasmado. ¿Regresarás alguna vez? Supongo que sí. ¿Qué piensas de eso? Estoy entusiasmado. Supongo que yo también debería hacer algo. ¿Quieres? Terriblemente. ¿Por qué? No lo sé. Ojalá Radio Ojalá Edward no se hubiera ahogado. Podíamos habernos alistado juntos. No seas demasiado impulsivo, patriótico y gallardo. Piensa en tu madre. Piensa en mí también. Eres lo único que nos queda. Encontré paté, galletitas y salsa inglesa y Radio ¡Declaración oficial de guerra! ¡Lean nuestro periódico! ¡Declaración oficial de guerra! ¡Declaración oficial de guerra! ¡Lean nuestro periódico! Queridos míos, estamos en guerra con Alemania. ¡Escuchen! ¡Escuchen! Qué calor hace Radio ¿verdad? No estés triste, mamá. No durará mucho. Papá dice que es imposible. Es muy emocionante. Me siento un tanto cansada. Toma, mamá. Tómate un traguito. ¡Deberíamos emborracharnos todos y salir a celebrarlo por las calles! Edward se perdió esto. Al menos murió siendo feliz, antes de que el mundo se desmoronara. Jane, querida, hemos tenido guerras antes sin que el mundo se desmoronara. Mi mundo no es muy grande. Brinda por la guerra, pues. Yo no brindaré. ¡No puedo! ¡Viva Gran Bretaña! Que seamos victoriosos, felices y gloriosos. Bebe, Joey. No eres más que un crío, pero tienes edad para ir a la guerra. Bebe como lo hacen los alemanes esta noche. Por la victoria y la derrota, y el sufrimiento trágico sin sentido. ¡Pero no me pidas que brinde, por favor!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *