Radio La X 89.7 FM

Radio La X 89.7 FM, Radio La X 89.7 FM Radios de Venezuela, escuchar Radio La X 89.7 FM en vivo online…

Añadir a su sitio.

Por favor, no hablemos más de ello. Adiós, Ellen. Supongo que cree que mi hija no está a la altura de su hijo. Pues si es así, le aseguro que está muy equivocada. Fanny es recibida en todas partes. Conoce a toda la gente importante. Me alegro por ella. Ojalá yo fuese igual. Las cosas ya no son como antes. No, todo está cambiando. Sí, ya lo veo. Pero Fanny está en la cima ahora. Está recibiendo ofertas maravillosas. Oh Ellen ¿Qué ocurre? Lo siento muchísimo. No sé lo que quiere decir. Sí que lo sabes. Debes saberlo por dentro. Parece que todos hemos perdido algo Radio y no me gusta lo que nos queda. Adiós, Ellen. No sé por qué dice esas cosas. Algunos hemos progresado y otros no. He dicho que adiós, Ellen. Sí, ¿qué ocurre? Se acabó, milady. Han disparado las bengalas. Disculpa. No hay respuesta. ¿Qué sucede? ¿Qué ocurre? No necesitas preocuparte más por Fanny y Joe. No podrá regresar. Está Radio muerto. Ohhh, señora. ¡Ohhh milady! ¿Por qué estamos aquí, en Ginebra? Para dar fe Radio de que si la guerra mundial ha de ser coronada con la paz Radio el mundo debe desarmarse. Todos los esfuerzos por lograr Radio Hablan del desarme, pero, ¿dónde está? ¿Qué defensa nos ofrece? Pero este gas venenoso nos ofrece seguridad. ¿Qué es todo esto que dicen de equilibrar el presupuesto? El mundo entero está en quiebra. ¡Todos estamos en quiebra! Todo esto es una farsa cruel. Después de siglos de investigaciones, todo se reduce a esto: Dios es una superstición demasiado vulgar para imponérsela a un niño. Abandonamos las ansias primitivas del hombre salvaje Radio por un objeto de culto y atención Radio Todos somos libres de unirnos a la carrera por el poder y el dinero Radio y de vender nuestras creencias para comprar el éxito. Pero cada uno nos enfrentaremos algún día a una horrible pregunta Radio que lleva resonando a través del tiempo: ¿Qué conseguirá un hombre si es dueño de todo el mundo? “¡Más escándalos políticos! ¡Adiós a la Vida Hogareña!” “Caída de la Natalidad ¿La gran guerra otra vez?” ” o y asesinatos ¡Divorcio! ¡Divorcio!” “Ola de suicidios Amenaza Nacional nuevo peligro de guerra” “La era de la infidelidad ¡El vicio aumenta!” Les presento a la Srta. Fanny Bridges y su nuevo éxito. Ahí. Pero, Jane, me gusta el jazz. No veo qué sentido tiene sentarse y esperar a morirse. Yo no estoy esperando nada. Me estoy dividiendo mucho. Voy a la ópera. Voy al teatro. Voy al zoológico. Pero reconozco que, de momento, el zoológico es lo más entretenido. De veras, Jane, no tienes remedio. Me niego a ser zarandeada. Todo esto del jazz y las vueltas que das. No me extraña que te pases la vida yendo al médico. Querida, creo que eso no es justo. Es el hombre más maravilloso que he conocido. Y tiene un tacto maravilloso. Me ha curado por completo. ¿Qué te ha curado, querida? Mi dolencia. Pues estoy muy a gusto como estoy Radio sin recibir curas para dolencias que no tengo. Pero, ¿cómo sabes que no tienes dolencias? Porque soy sensata, activa y fuerte como un toro. Igual que Robert. Ya casi es hora, milady. Déjalo en la mesa. ¡Cielos! Debo irme. No interferiría en tu pequeño ritual por nada del mundo. Querida, no interferirías. Eres una vieja amiga. Eres muy cariñosa, Jane. Aun así, debo irme. Ya llego tarde. ¿Ya te vas, Margaret? Sí, Robert. Prometí estar en la embajada a las :. No olviden que los dos cenarán conmigo el martes. Querida, ¿cómo es posible, si te vas a París el lunes? Volaré de regreso por la tarde. ¿Volarás? Ella sí lo haría. Robert, no te molestes en acompañarme. Tonterías, claro que sí. No, insisto. Encontraré la puerta sola. Muy bien. Feliz Año Nuevo a los dos. Que Dios les bendiga. Buenas noches. Igualmente. ¡Por duplicado! Bien, Robert, allá vamos de nuevo. Otro año más detrás nuestro. Otro año más por delante. ¿Te importa? No. Todo pasa, incluso el tiempo. Eso significa que sí te importa. ¿Y a ti no? Sigo creyendo en el futuro. Ésa es tu virtud, cariño. Yo también creo en el futuro, pero no de la misma forma. Nuestra vida juntos ha sido toda una aventura. Una gran aventura, Robert. Preocupante a veces, y triste. A veces increíblemente feliz.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *