La Mega 103.3 FM Barquisimeto

La Mega 103.3 FM Barquisimeto, La Mega 103.3 FM Barquisimeto Radios de Venezuela, escuchar La Mega 103.3 FM Barquisimeto en vivo online…

¡Qué modales! Perdona, no te he visto. Pongo esto también en la cuenta. Sí. ¡Peter Patt, posadero, ven aquí! ¿Qué pasa? No pasa nada. ¡Se van a matar! No, Excelencia, sólo es una pelea. Eres el dueño. ¡Detenla! Deténgala usted con sus guardias si puede. ¡Lo que te digo! ¡Es una vergüenza! ¡Qué vergüenza! Es la gloriosa tradición del Gallo Negro. Buenas noches, milord. Y no tenga miedo: nadie en la ciudad sabrá del incidente. ¡Pero usted sí sabrá de mí! ¡Buenas noches! ¡Buenas noches! ¡Bravo, Kean! ¡Bravo! ¡Bravo! ¡Los guardias! ¡Fuera! ¡Fuera! ¡Marineros! ¡A bordo! ¡Todos fuera! ¡A bordo! Peter Patt, ¿todavía queda una botella? ¡Bravo, trae aquí! ¡Apagad las luces! ¡Tiffany, ya voy! ¡Cierra las puertas! ¡Deprisa, muchachas! ¡Qué desastre! ¿Qué desastre? ¡Es la mejor noche de mi vida! ¡Muchachos, música! ¡Venid conmigo! ¡Vamos, vamos! ¡Peter Patt, ven! ¡Ven! ¡Fuera! ¡Fuera, bestias! , , , , y . Apunta: ocho sillas, de las cuales tres son irrecuperables. Ponlas en su sitio. ¿Pero qué es esto? Se han roto todas las tazas. Veamos, ¿has comprobado los platos? , Radio Por lo tanto, faltan Radio . ¡No, mal número! . Una por mí, apunta. Esta noche, el señor Kean pagará los daños. Esta noche, Kean me pedirá otras dos libras prestadas. Si no fuese la atracción del local, ni siquiera metería aquí la nariz. ¡Se ha despertado! ¡Vuelve a empezar la juerga! No, los golpes vienen de aquí, del armario. ¿Quién puede estar en el armario? ¡Ladrones! ¡Ladrones! ¡Incluso las perdices! ¡Apunta: cuatro perdices robadas! ¡Un momento! ¿Quién es? ¡Oh! ¡Por fin! ¿Quién es esta mujer? ¡Yo qué sé! ¿Ha dormido aquí? No lo sé. ¿Qué hace aquí? Llamé durante media hora ayer noche, pero nadie me contestó. Luego me quedé dormida. ¡Eso es mío! ¡Son muy incómodas las habitaciones de esta posada! Ah, ahora me acuerdo Radio Al trabajo, muchachos. ¿No estaba en compañía del señor Kean ayer noche? ¿Dónde está ahora el señor Kean? Duerme. Ha cambiado de compañía y no quiere ser molestado. Es un local muy sospechoso, ¿sabe? Si es un local sospechoso, no venga. ¡Salomón! Cuidado con no romper también Radio ¿También tú estás aquí? Bien. ¡Ah, qué noche infernal! Pete, dame algo de beber. No sé, agua Radio ¿Agua en el Gallo Negro? Te daré algo que volverá a ponerte en pie. Tú vete, pequeña. ¿Puedo esperarlo con usted? ¡Sí, espéralo! Total, antes del mediodía no se despierta. ¡Y un buen despertar! He estado discutiendo hasta ahora con los guardias. El joyero ha hecho precintar la casa de Kean. Dónde irá a dormir después, no lo sé. Y como si no bastara con eso, la MacLeish ha desaparecido dejando dicho que esta vez no vuelve a actuar. Y las otras actrices, por solidaridad con ella, no van a sustituirla. Servido. Gracias. Así que hay que cerrar el teatro. No, tonterías. Estoy yo, ¿no? ¿Tú? ¿Para hacer qué? Desdémona. Kean me ha dicho que actuaré yo. ¡No! ¡Sí! ¡No! ¿Quiere saber qué más me dijo? ¡Sí! ¿Pero cuándo lo dijo? Anoche, aquí. ¡Ya, los efectos del alcohol! Lo sé Radio Es verdad que, mejor que cerrar el teatro, podríamos dejarla hacer de Desdémona. ¿Miedo? ¡No, terror! Soy valiente, ¿sabe? ¿De verdad? Si hace eso, me ofendo. Yo que pensaba que se viniera a vivir con nosotros. ¿Cuándo? Cuando nos hayamos casado. ¿Casado quién? ¿Tengo muchas rivales? Oye, hija, hablaremos de esto en otro momento. Ahora haz algo bueno: ve al teatro y busca a Lucy. ¿Quién es esa Lucy? ¿Otra amante? No. La costurera, vieja, fea Radio Que te pruebe el vestido de la MacLeish, pero sobre todo, te recomiendo que te estudies el papel. Sí. Quédese tranquilo, todo irá bien. Lo espero en el teatro. Lo despierto. No, espera, voy contigo. Tengo que llevármelo al teatro. ¡Date prisa ahí! ¡Enseguida! Estoy bajando el telón de fondo. ¡Venga, venga, venga! ¡Maestro! Mande a Salomón a examinar a sus invitados. El teatro se está llenando de pobres, de marineros. No se gana ni un chavo. La recaudación es de ellos. ¡No habrá recaudación! Se hará por amor al arte. Salomón, ocúpate tú y vuelve enseguida. Me duele la cabeza, el reumatismo y no me acuerdo de nada. “Hay una razón Radio ” ¿Cómo es? “Hay una razón”, ¿y luego? “Que yo no Radio ” “Que yo no os la diré”, basta con el punto de partida. “Que yo no os la diré, castas estrellas”. “Hay una razón, que yo no os la diré, castas estrellas”. “Hay una razón Radio ” “No quiero Radio .” “No quiero tocar su piel, más lisa que alabastro Radio ” “más blanca que la nieve. Pero debe morir Radio .” “Debe morir..” “o continuará pecando con otros hombres.” “Continuará pecando con otros hombres.” “Pecando Radio .” ¡Dario! ¡Dario! ¡Dario! ¿Qué haces? Aquí estoy. ¿Cómo has peinado esta peluca? ¡Animal! Está bien, maestro. Ya me pongo. Estamos listos. Aquí está: modestamente, una pequeña obra maestra. ¿Voy bien? Venid al lecho, mi señor. ¿Pero qué es esto? Desdémona. Déjate de bromas, llama a la MacLeish. No está. Está bien, sustitúyela. Con esta no puedo actuar. Anoche decidimos que iba a actuar yo. ¿Sí? Sí, me lo prometiste. ¿También decidimos tutearnos? Sí. ¿Anoche? ¿Qué hicimos ayer los dos? Tantas cosas Radio Ah. Me cogiste las manos. Las manos y Radio Y ya está. ¡Las manos! ¡Envejezco! Es la hora de la retirada. ¿Así que te cogí las manos y te propuse interpretar a Desdémona? Sí. Está bien Radio actuarás. Pero que te quiten toda esa porquería de la cara. ¡Verás como todo irá bien! ¿Molesto? ¡Elena! ¿Puedo congratularme? Todo Londres habla de usted y de la señorita. Se habla de boda. ¡Elena! Veo que el matrimonio ya se ha celebrado. Está consumando Radio No, es Radio . ¡Felicidades y adiós! ¡No, espere! Pequeña, vete. Date prisa. Tienes que vestirte. Te he dicho que te vayas. Pero yo Radio ¿Te vas? ¿Cuántas veces te lo tengo que repetir? ¡Fuera! ¡Escucha! ¿Qué quieres ahora? ¿No me dijiste que tenía que volver a repasar la escena? Qué escena, ya la repasaremos después. ¡Vete! ¡Elena! Elena, no hay nada entre esa muchacha y yo. Admitirá que es muy difícil creerlo. Pero toda la culpa es suya, Elena. Si hubiese venido anoche, yo Radio ¿Culpa mía? ¿Culpa mía que la señorita abandone su recepción de matrimonio para refugiarse en su camerino? Vine. Y ayer, como hoy, encontré que mi



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *