Union Radio 1090 Deportes Caracas

Union Radio 1090 Deportes Caracas, Union Radio 1090 Deportes Caracas Radios de Venezuela, escuchar Union Radio 1090 Deportes Caracas en vivo online…

Añadir a su sitio.

Lo ha dicho el médico. ¿Ah, sí? ¿Me ha visitado? No, me ha visitado a mí, pero es lo mismo. Ha ordenado que no se mueva hasta que no se pase la crisis. ¿De verdad? ¡O eso o acabar en la cárcel! Diez años no se los quita nadie por actos contra el poder soberano. Más los que el juez le pondrá por la denuncia del joyero. El Condestable y los guardias esperan fuera. ¿Qué?? Para saber si está sano o loco. Conviene estar loco, según tú, ¿eh? Unos pocos días, luego pide la gracia. Te equivocas. Si volviera atrás, haría conscientemente lo que ayer hice a ciegas. ¿Lo volvería a hacer? Sí. ¿No le basta con el daño hecho a esa pobre niña? ¡Anna! ¿Dónde está? Ah, le advierto que estoy dispuesto a todo para impedirle llegar hasta ella. ¡Anna! La condesa. Es ella. ¿Anna? No, la otra. Ella, ella Radio ¡Elena! ¿Qué le digo? Hazla entrar. Por favor. ¡Elena, usted! ¡Usted, a pesar de todo! ¿Me ha perdonado? Una mujer perdona siempre las locuras que se hacen por ella. Déjeme mirarla: está pálida, hermosa. Y yo feliz de mirarla. Confieso que he dudado bastante, pero nuestro peligro común Radio ¿Común? ¡Oh, Kean! ¡Huya! ¡Un proceso horrible le amenaza! Sólo en Francia o Bélgica está a salvo. ¿Huir yo? No me conoce, Elena. Olvida que otro nombre se pronunciaría en el proceso. ¡Es cierto! También está comprometida. El chal que me dejó Radio . ¿Sí? El príncipe sabe que es suyo. ¿Entonces? ¡Huyamos juntos, Elena! ¡No puede ser! ¿Por qué? El carruaje está listo. ¡Oh, Kean! Sí, Elena. Pero, Kean Radio . ¿Qué teme? ¡Oh, Kean! Sí. Mi honor. Mi marido se morirá. Bueno, él o yo, bien podría salvar al más joven. Mis hijos, Kean. ¿Hijos? ¡Si no tiene! Juré tenerlos. ¿A quién? A mi marido, ante Dios. Dios no lo tiene en cuenta. Le interesa la conservación de la especie, no de una familia concreta. ¡Kean! ¡Le he amado hasta el adulterio, no me pida que llegue al infanticidio! En una palabra, rechazado. Rechazado Radio aceptado Radio Lo desesperante es elegir. Si tiene que arruinarme, atúrdame antes, emborrácheme de palabras, demuéstreme que soy para usted el universo y que usted será para mí mi todo, mi todo Radio ¡Bravo! ¿Qué ha dicho? Vamos, ¿estaba esperando mi estrofa? ¿Cómo te atreves? Elena, la comedia ha terminado. ¿Quiere recitar ahora un monólogo ahora? ¡Lléveme lejos! ¡Está bien, enseguida! ¡Allá vamos! ¡Oh, no, deténgase! ¿Qué pasa ahora? ¿Nos vamos? ¡Claro que sí! ¿No se arrepentirá? Yo no. ¿Y usted? ¿Adónde iremos? ¿Roma, Madrid, París? Amsterdam. No me gusta Amsterdam. A mí tampoco. Paciencia Radio Entonces elija tú el lugar. ¡Al patíbulo, a la cárcel, al fin del mundo si quieres! ¡Dios mío! ¡Bueno! Debe ser hermosa una verdadera pasión. Eh, sí. Debe ser muy hermosa.. Para ti, Elena. Es esto lo que has venido a buscar, ¿no? ¡Y buena suerte! ¿Buena suerte? Sí. Todavía tienes que interpretar tu mejor escena. ¿Qué escena? Con el príncipe de Gales. ¡El príncipe de Gales! Como en las comedias, ¿ves? Que espere un momento. ¡Ven! Alteza Radio No creo que se haya molestado en venir a arrestarme personalmente. Querido Kean, si te mando a la cárcel, todos te compadecerán, te adorarán y a mí me odiarán. Así que te dejo libre. Así me adorarán a mí y te odiarán a ti. Rechazo la gracia. ¿Cómo? ¿Tanto te gusta la cárcel? Alteza, el señor Kean puede muy bien perder las ganas de cárcel. Ahí fuera le espera el Condestable. ¡Por cuatro mil miserables libras! Pero yo te ofrecí ayer cuatro mil liras. Era un acuerdo que no me convenía. Tampoco me conviene hoy. ¿De verdad estás enamorado? No hablemos de eso, por favor.. Hay Radio . Hay alguien esperándole en mi camerino. ¿A mí? Sí. ¿No es extraño? Vino a pedirme mi complicidad en un encuentro con usted. ¡Elena! Sí, ella. Pero Radio ¿renuncias así después de todo lo que has hecho? No tengo otra opción, por desgracia. Adelante, Alteza. ¡Pobre Kean! Elena, nunca habría esperado encontrarla aquí. ¡Oh, Alteza! Este es el regalo que me pidió. ¡Elena! ¡Divina mía! ¿Cuánto quieres que me den? El tiempo justo para descansar. ¿Y yo qué hago fuera? Quítate de mi vista, quiero que me arresten a solas. Ah, una cosa: si ves a Anna Damby, dile Radio . ¿Qué? No, no le digas nada. ¡Una verdadera manifestación de simpatía! ¡Aquí está! Estoy listo, señor. También nosotros estamos listos para eliminar el problema. ¿Cómo? ¡La partida ha terminado! Alguien ha pagado sus deudas. ¿Alguien? ¿Quién? ¿Quién más iba a pagar las deudas de un actor, si no es su público? ¡Señor Mortimer! ¡Abramos las puertas! ¡Maestro! ¡El arte triunfa sobre la materia! ¿Actuará otra vez para nosotros? ¿Volverá a regalarnos esas noches inolvidables? ¡Gracias! ¿Qué ocurre? ¡El público que le adora! ¡Ha reunido cuatro mil libras en media hora! ¡Mire aquí! ¡Mire! ¡Bob! También tú aquí! Bob inició la suscripción Radio Todas las ganancias de anoche Radio ¡Todavía tendrá miles de noches! ¡Esperemos! ¡Tengo un verdadero y único amigo! ¡Gracias! ¡Peter Patt! ¡También tú! ¡Está bien, lo haré! ¡Gracias, amigos! ¡Hasta mañana! ¡Gracias! ¡Eh! ¿Qué haces tú aquí! ¡Bajadme! ¡Sola! ¡Bajadme! ¡Hasta mañana! ¡Hasta mañana! ¡Gracias! ¡Gracias, hasta mañana! ¡Anna! Gracias Radio ¡Oye, idiota! Nunca he aceptado dinero de una mujer, ¿entiendes? ¿Cómo te has permitido? Mi padre es tan rico. ¡Bueno, esto es el colmo! El rey de los actores, aceptando limosna de la reina de los quesos. Sí, limosna Radio Escucha: ¿qué haces tú en escena cuando una palabra del texto te suena mal? ¿Qué tiene que ver? La sustituyes, ¿no? Sí, cierto, la sustituyo. ¿Y qué? Entonces sustituye “limosna” por Radio ¿Por Radio ? Dote. ¿Dote? ¡Dote! Suena bien, ¿no? ¡Ah, bravo! ¡Ya lo sabía! Tenía razón al no fiarme de ti. Vas a prisión, ¿eh? Efectivamente, Alteza. Me caso. Es casi lo mismo. ¿Me presentas a la señorita? ¡Ah, no, Alteza! Con esta me caso. ¿Pero qué dices? Me estoy convirtiendo en un burgués. ¡No! Sí, estoy convencido de que, por desgracia, la edad de los juegos se ha terminado. Y sobre todo, que es un rival demasiado peligroso para mí. A propósito, ¿Elena está todavía en el camerino? Sí, pero la devuelvo a Dinamarca. Si tú ya no la amas, ¿qué gusto encuentro en quitártela? Sí, pero es tan hermosa. Sí, eso sí.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *